Del mito

Minotauro

Minotauro

Caminar al gusano

El cíclope guarda un ojo lejos de su frente,

El minotauro extraña a Teseo

Abre los ojos y los cierra en el sueño,

El minotauro sabe su destino derramado en el cielo,

no servirá más, jala del hilo.

La poesía es un fuego navegante, una fogata de viento.

El minotauro teme al guerrero que jala la punta de un hilo en la mano,

sabe que en su sangre viaja el cristal de la inmortalidad.

Al Hilo de Ariadna conducen todos los anhelos del mundo.

Raúl Ríos Trujillo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s